Verano, frutas, verduras y cerebro

comentarios (0) 412




visitas

July 30, 2013

Ya han llegado las ansiadas vacaciones de verano
Aprovechemos este tiempo libre para relajarnos, ir a la playa, descansar y también para alimentarnos adecuadamente y recargar nuestro cuerpo y mente de energía para la vuelta al trabajo, estudios, etc…

Prácticamente en todos los alimentos encontraremos materias primas que son importantes en la formación del tejido cerebral pero determinadas facultades mentales requieren mayor cantidad de ciertos nutrientes para su restauración.
Como ya hemos comentado en artículos anteriores, nuestro cerebro necesita una alimentación equilibrada para funcionar bien. Así que para pensar, memorizar, recordar, etc… debemos consumir alimentos que contengan los nutrientes necesarios para que nuestra mente este activa.

Existen vitaminas y minerales que intervienen directamente en la concentración, la memoria, el rendimiento intelectual y el estado de ánimo. Si el cuerpo carece de ellos, será mucho más difícil que nuestro cerebro rinda al máximo.
El cerebro se compone de más del 50% de tejido graso y ello lo hace especialmente vulnerable a los ataques de los radicales libres, moléculas de oxígeno inestables que son subproductos normales del uso que las células hacen del oxígeno.
El hecho de que los radicales libres destruyan las células cerebrales está vinculado al deterioro de nuestra memoria. Cuando somos jóvenes, el organismo cuenta con una extraordinaria red de antioxidantes que nos pueden proteger de los radicales libres destructores; con la edad bajan los niveles de los antioxidantes naturales que producimos. Por ello, es importante consumir frutas y verduras antioxidantes.

Las bayas son ricas en antioxidantes y resultan beneficiosas para proteger nuestras neuronas de la oxidación y del daño de los radicales libres. Esto significa que los antioxidantes pueden aletargar el envejecimiento cerebral y evitar enfermedades.

Otro excelente antioxidante lo encontramos en la vitamina E; las principales fuentes de vitamina E son los aceites de germen de trigo y de maíz, los aceites de oliva y de soja, las almendras, pistachos, avena, trigo, arroz integral, el aguacate, tomates y las verduras de hojas verdes y entre las frutas encontramos el kiwi, nectarina, uvas y melocotón.

Las vitaminas del grupo B también son muy beneficiosas para nuestra función cerebral y memoria; estas vitaminas igualmente las encontramos en las verduras y frutas.

Aprovechemos el verano para tomar frutas frescas y comer ensaladas sanas y saludables para nuestro cuerpo y mente.

¡Hasta la próxima!

Ginkgo

Menopausia